Mindfulness

Aproximadamente desde mediados de los 80, el mundo occidental comenzó a interesarse por el mindfulness. Este interés se fue manifestando en distintas facetas de la vida cotidiana.

La actividad muy ajetreada, incentivada por la tecnología que consume nuestra atención, no nos deja espacio para ser…es que estamos todo el tiempo con una actividad multitarea que nos requiere hacer. Son muy pocas las oportunidades que tienen los jóvenes para sintonizar con los demás o para reflexionar sobre sí mismos.

Cuando hablamos de mindfulness, nos referimos a la posibilidad de despertarnos de una vida en piloto automático y en ser sensibles a la novedad de estar conectados de otra manera a nuestras experiencias cotidianas.

Algunos estudios demostraron que las aplicaciones del mindfulness mejoran:
a.- la capacidad de regular las emociones b.- combatir las disfunciones emocionales c.- mejorar las pautas cognitivas d.- reducir los pensamientos negativos e.- mejorar las relaciones con los otros
Se considera que el mindfulness, esta forma de atención, puede modelar directamente la actividad y el crecimiento de aquellas zonas del cerebreo que son responsables de las relaciones personales, de la vida emocional y de la respuesta fisiológica al stress.
No podríamos vivir sin la capacidad de estar en el presente: es la que nos permite recordar a dónde estamos yendo mientras caminamos, aún cuando durante el trayecto nos hayamos perdido en miles de pensamientos. Sin Mindfulness sería imposible poder observar y reconocer la propia experiencia y vivir en este mundo. Sin embargo, y aunque creemos tener control conciente de nuestra atención, lo que normalmente sucede es que estamos constantemente atendiendo a pensamientos acerca del pasado o del futuro o bien, reconociendo solo una pequeña porción de lo que está sucediendo en el presente: si lo que estoy experimentando me gusta, quiero que continue o si lo que estoy experimentando me desagrada, quiero que desaparezca.
Durante los últimos 30 años, la práctica de Mindfulness o Atención Plena está integrándose a la Medicina y Psicología de Occidente. Es aplicada, estudiada científícamente y por ello reconocida como una manera efectiva de reducir el estrés, aumentar la autoconciencia, reducir los síntomas físcos y psicológicos asociados al estrés y mejora el bienestar general.
Mindfulness o Atención Plena significa prestar atención de manera conciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación.
Quien introdujo este concepto y esta práctica es Jon Kabat-Zinn, dentro del modelo médico de occidente hace más de 30 años. Fundó la Clínica de Reducción de Estrés en el Centro Médico de la Universidad de Massachusetts. Allí introdujo a los pacientes a la práctica de Mindfulness para el tratamiento de problemas físicos, y psicológicos, dolor crónico, y otros síntomas asociados al estrés.

Este tipo de atención nos permite aprender a relacionarnos de forma directa con aquello que está ocurriendo en nuestra vida, aquí y ahora, en el momento presente. Es una forma de tomar conciencia de nuestra realidad, dándonos la oportunidad de trabajar concientemente con nuestro estrés, dolor, enfermedad, pérdida o con los desafíos de nuestra vida. En contraposición, una vida en la que no ponemos atención, en la que nos encontramos más preocupados por lo que ocurrió o por lo que aún no ha ocurrido, nos conduce al descuido, el olvido y al aislamiento, reaccionando de manera automática y desadaptativa.